El sector de la alimentación alerta de que el Brexit podría reducir sus márgenes y ventas

11/01/2016

La fortaleza del euro frente a la libra, la pérdida de confianza del consumidor británico y la disminución de márgenes por aranceles, podrían suponer una caída de las ventas de las compañías españolas, según un informe de KPMG.

La industria de Alimentación y Bebidas en España,que constituye un pilar fundamental para la economía española, se enfrenta ahora a importantes desafíos como el posible impacto en el corto plazo del Brexit en las cuentas de resultados de las compañías españolas, según se desprende del II Estudio sobre la industria de Alimentación y Bebidas en España, elaborado por KPMG, que analiza diversos retos que afronta el sector para mantener su solidez.

Según el informe, la fortaleza del euro frente a la libra o la pérdida de confianza del consumidor británico, así como la disminución de márgenes debido a la introducción de aranceles de entrada, podrían traducirse en una caída de las ventas de las compañías españolas. Uno de cada cinco euros en exportaciones de España a Reino Unido corresponde al sector de Alimentación y Bebidas.

Internacionalización
Con 25.422 millones de euros en exportaciones en 2015, España es el sexto país exportador de alimentos y bebidas en Europa y décimo en el mundo.

La internacionalización ha convertido en la prioridad para el 25% de los empresarios consultados y en la principal palanca de crecimiento, según revela el informe. Para conseguirlo, más de la mitad de compañías encuestadas cita la importancia de cooperar con otras empresas. La Unión Europea, China y Estados Unidos se erigen como los principales mercados hacia los que dirigirse.

Para aumentar la competitividad a corto plazo, la necesidad de mantener márgenes se sitúa en primer lugar para el 36% de los empresarios, seguida de la reducción de costes (29%).

Por otro lado, el 30% de los directivos del sector considera que el comercio online marcará la evolución del comportamiento del consumidor. Para afrontarlo, destacan la importancia de mejorar la comunicación con el cliente a través de las redes sociales y la adaptación de la logística a sus necesidades.

Con una facturación de 94.935 millones, el sector de Alimentación y Bebidas aporta el 2,7% del Valor Agregado Bruto (VAB) total de la economía nacional y genera unos 470.000 empleos directos.

Fuente: Expansión