Comercio Exterior: ¿Cómo identificar a la competencia?

03/27/2018
Cuando una empresa toma la decisión de comercializar sus productos en el mercado internacional, debe considerar que tendrá una mayor variedad de competencia de la que podría existir en el mercado nacional. Es así como productos que en el mercado nacional competían con otros iguales, similares o sustitutos, enfrentarán a nivel internacional, una mayor presencia de los mismos, ya sea provenientes del mercado de destino, del propio mercado de origen o de otros países, motivo por el cual la empresa necesitará de una identificación más amplia de su competencia.
En este sentido, es importante que las empresas monitoreen las actividades de la competencia y evalúen sobre la base de sus objetivos, el impacto que desean alcanzar con sus operaciones.
Para ello, será necesario que realice un análisis de la competencia evaluando:
  1. Cuántos y cuáles son los principales competidores
  2. Dónde están ubicados
  3. Cuáles son sus mercados
  4. Cuáles son sus estrategias comerciales
  5. Cuáles son sus precios
  6. Cuál es su capacidad de producción
  7. Cuáles son sus canales de venta
  8. Cuáles son sus servicios al cliente
  9. Cuáles son sus fortalezas y debilidades

Clasificación de la competencia

Se puede clasificar la competencia en:
Competencia Directa. Son las empresas que compiten con productos y/o servicios iguales o casi iguales al producto y/o servicio objeto de exportación. Las empresas deberán competir en los mismos productos y/o servicios, en el mismo mercado objetivo y ámbito geográfico de actuación.
Competencia Complementaria. Son las empresas muy semejantes a la exportadora dado que básicamente comercializa los mismos productos y/o servicios, en igual o diferente mercado objetivo y diferente ámbito geográfico de actuación.
Competencia Suplementaria. Son las empresas cuyos productos y/o servicios guardan algún tipo de relación con los de la empresa exportadora, puesto que buscan satisfacer las mismas necesidades de manera diferente a como lo efectúa el producto y/o servicio objeto de exportación. Un ejemplo de este tipo de competencia se presenta entre las bebidas gaseosas y los jugos de fruta envasados.
El análisis que se realice sobre la competencia no tiene como fin determinar lo que la empresa debe copiar o imitar, por el contrario, es un punto de referencia para saber lo que debe hacer diferente y mejor – la mezcla única de valor – que su competidor, para ganar una posición en el mercado de destino.